Diferencias entre un MBA y EMBA

Si bien los nombres de estos dos programas de formación son muy similares, están destinados a dos tipos de participantes muy distintos.

1. La experiencia profesional de los participantes

Una de las diferencias fundamentales entre un MBA y un EMBA es la experiencia profesional de los participantes.

De hecho, los estudiantes de un programa de formación EMBA deben acreditar varios años de experiencia profesional en gestión. Por ejemplo, los participantes de EMBA IFG tienen un promedio de 15 años de experiencia profesional, incluidos alrededor de diez años en puestos de gestión, desarrollo empresarial o gestión de proyectos.

Cualquiera que sea el tipo de empresas u organizaciones en las que los participantes hayan trabajado y trabajen, el interés se centra en su actividad y en las lecciones reales que esta práctica empresarial les ha permitido adquirir.

Es teniendo en cuenta esta base de conocimiento gerencial básico que se construye el programa EMBA. Como los participantes ya son gerentes experimentados, el enfoque educativo del EMBA se basa en un nivel muy alto de experiencia combinado con el intercambio de conocimientos y experiencias de los participantes de cada promoción. En el EMBA IFG Paris, cada experto que interviene con los participantes en un entorno internacional, aborda temas con grandes intereses estratégicos que movilizan la experiencia concreta y real de los participantes. Tales temas estratégicos no podrían discutirse con estudiantes más jóvenes o menos experimentados.

2. El ritmo de entrenamiento

La segunda diferencia entre un MBA y un EMBA es el ritmo de formación. Mientras que los participantes en un programa de formación de MBA generalmente tienen que interrumpir su carrera durante 12 o 24 meses consecutivos, para poder seguir completamente el programa y obtener su título de MBA.

Los participantes de un EMBA pueden compaginar perfectamente su carrera profesional con el seguimiento de esta formación. En el EMBA – IFG, los programas EMBA han sido diseñados con mucha precisión teniendo en cuenta las agendas profesionales y personales muy densas de los participantes. Es por eso que, muy pronto, IFG Paris diseñó uno de los primeros EMBA completamente en línea, gracias a su Centro de aprendizaje., permitiendo así a sus participantes seguir el programa a su propio ritmo, independientemente de su ubicación geográfica. Un entrenador individual asegura el seguimiento y resuelve las dificultades que los participantes puedan encontrar. Finalmente, las sesiones grupales presenciales ocasionales se planifican con varios meses de anticipación, lo que permite que los participantes se organicen por sí mismos.

¿Cómo elegir entre un MBA o un EMBA?

Por lo tanto, la elección de solicitar un MBA o un EMBA se basa sobre todo en su experiencia profesional. Si estás al comienzo de tu carrera y tienes menos de 10 años de experiencia profesional, se recomienda avanzar hacia un MBA que te permitirá adquirir una base sólida en gestión y administración. Por otro lado, si tienes una experiencia profesional más larga que te ha llevado a lidiar con diversos temas de negocios, que van desde la gestión de recursos humanos, pasando por la gestión de presupuestos, pasando por la gestión de equipos, entonces el EMBA podría cumplir completamente con tus expectativas y permitirte tomar la iniciativa.

¿Cuáles son los objetivos de un EMBA?

Aquí está la lista de los principales objetivos de un EMBA:

Desarrollar una visión estratégica global

Fortalecer sus habilidades gerenciales

Obtener una ventaja competitiva al dominar una experiencia que se ha vuelto altamente estratégica en los negocios

Asegura y desarrolla tu proyecto de creación de empresa

Redirigir su carrera

Construye y desarrolla tu red profesional

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*